viernes, 9 de febrero de 2018

¿Cómo debería ser el amor?

Más que afirmaciones estoy probablemente en busca de respuestas, me encantaría su opinión del Podcast de esta semana, espero sus comentarios. (Recomiendo bajar la app para celulares para mínimo consumo de datos)


viernes, 12 de enero de 2018

CURSO COMO HABLAR EN PUBLICO COMUNICARTE

Para quienes viven en Guatemala llego la oportunidad de preparase para Hablar en Público con Juan Carlos Sasbin



USE ESTE BOTÓN PARA PAGAR INSCRIPCIÓN   



USE ESTE BOTÓN PARA PAGAR CUOTAS 1,2 ó 3


* * PARA LLENAR SU BOLETA DE INSCRIPCIÓN BAJE HASTA EL FINAL DE LA PAGINA * *



CONOZCA LOS DETALLES DEL CONTENIDO








































CONOZCA LOS DETALLES DE PAGO






































USE ESTE BOTÓN PARA PAGAR INSCRIPCIÓN
 
_____________________
USE ESTE BOTÓN PARA PAGAR CUOTAS
 

CONOZCA MAS DEL EXPOSITOR JUAN CARLOS SASBIN














LLENE AQUÍ SU BOLETA DE INSCRIPCIÓN


jueves, 15 de septiembre de 2016

Historia de la Independencia de Guatemala

Cuando hablamos de la Independencia de Guatemala se piensa solo en el momento de la firma del acta pero hay mucho más, un antes y un después. Escúchelo en magistral entrevista de Juan Carlos Sasbin al Dr. En historia Anibal Chajon http://www.ivoox.com/12906156

martes, 23 de agosto de 2016

EL TRABAJO NO ES UNA MALDICIÓN

Es erróneo creer que el trabajo es un mal necesario, esta creencia viene del relato Bíblico acerca de la maldición de Dios sobre Adán por haberle fallado, pero si vamos a esa fuente nos damos cuenta que en realidad el primer hombre ya trabajaba antes del evento conocido como “la caída”, la maldición consistió en tener que hacerlo por sobrevivencia y en que fuera penoso. Sin embargo aun esa maldición; según el libro sagrado ha sido removida. Pero esa, como dice aquel anuncio… es otra historia.

 Volviendo al trabajo, estoy convencido que no tiene por qué ser una maldición, excepto como lo fue en tiempos de la esclavitud, la guerra o en el capitalismo malentendido de la explotación del hombre por el hombre, y claro en el trabajo infantil. Pero eso tiene que ver más con el corazón de quienes ostentan el poder y no con el “sagrado trabajo” así como le decía los abuelos.

Hoy en día muchos se ven en penosas labores por el anhelo de sobrevivir y otros porque han caído en la trampa del consumismo y quieren tener estilos de vidas que no pueden pagar. Pero yo siempre lo he dicho, si no te gusta tu trabajo “cámbiate”, tú tienes la potestad de hacerlo. Claro responsable e inteligentemente para no entrar en crisis innecesarias. Mi suegro diría: “haz como el mono: no te sueltes de una rama sin estar agarrado de otra”, pero búscale my friend, comienza ya a buscar el trabajo de tus sueños, claro, si estás preparado para ello.

Dicho esto; quiero compartirles tres palabritas para poder decirle a nuestra labor diaria “El Sagrado Trabajo”: actitud, enfoque y vocación.

“Es importante trabajar en lo que amas, pero más aún AMAR EN LO QUE TRABAJAS” el gran escritor Ray Bradbury lo decía de esta manera “Haz lo que amas y ama lo que haces” Eso es actitud, tomar la decisión de disfrutar lo que ahora estás haciendo sea lo que sea. Y es que en última instancia tu desempeño actual te puede llevar hasta el lugar donde sueñas estar, como solía decir el maestro Jesús constantemente: “Quien es fiel en lo poco, será puesto en lo mucho”. Lo “poco” puede interpretarse como el trabajo que no es precisamente lo que quisieras, pero que provee para tus necesidades o que sabes que puede ser una vitrina para que otros te vean y te ofrezcan la tan ansiada oportunidad de tu vida, que vendría a ser “lo mucho”. Los deportistas saben bien que para lograr lo que les gusta “los campeonatos” tienen que aplicarse en lo que no les gusta “los entrenamientos” y que si quieren llegar a la gloria, deben encontrarle el gusto a lo que no les gusta.

Además, el enfoque con el que vemos nuestro trabajo es determinante, tenemos que aprender a ver mucho más allá de lo mecánico, apreciar el sentido final de nuestro esfuerzo en el entramado de la sociedad, donde no servimos unos a otros. Se cuenta una fábula acerca de un edificio en construcción y que alguien pregunto a los albañiles ¿que estaban haciendo? a lo cual uno contesto: “aquí picando piedra” mientras que otro dijo, construyendo la Catedral más hermosa de la historia”, obviamente la sensación de sentido de uno y otro eran totalmente diferentes. Así que; tú no vendes champú, propicias hermosas cabelleras; no atiendes un teléfono, comunicas a las personas adecuadas para que se lleven a cabo grandes negocios; no vendes comida, alimentas a la sociedad; no das clases, preparas a los próximos líderes del mundo, etc., etc., etc. Cambia tu enfoque y cambiará tu ánimo. 

Por otro lado un amigo, Edmundo Guillén, me dijo esta frase un día y se me quedo clavada “Tu vocación surge cuando se cruzan tus talentos con alguna necesidad” que cierto es eso, cuanta gente encuentra su razón de ser cuando atiende grandes necesidades en el mundo. Como la Madre Teresa de Calcuta que quedo prendada cuando vio las necesidades de la gente de su entorno. Pero no solo atender a los necesitados es vocación: ser mecánico es vocación, ser panadero es vocación, ser licenciado es vocación; todas ellas satisfacen necesidades puntuales. (Dicho sea de paso, quiero dejar claro que no estamos llamados a satisfacer “todas las necesidades, pero si al menos una”)

Cuando se habla de vocación rápidamente pensamos en cantante, actor, deportista o algo relacionado con la fama. Estas son posiciones están llenas de mercadeo por ello creemos que esa es nuestra vocación, pero déjame motivarte a pensar en tu vocación con esta frase que siempre he acuñado: “ama la profesión, no la posición”, sí, algunos luchan por llegar a ser jefes o estrellas, solo por el deseo de ser reconocidos, pero si buscamos profundamente en nuestro ser, descubriríamos que hay anhelos en ti que nada tienen que ver con las posiciones famosas sino el simple deseo de cumplir con una “misión” divina para lo cual fuste configurado. Recuerda siempre, hagas lo que hagas: “ama la profesión no la posición”. Estoy seguro que el mundo esta esperando por los mas destacados científicos, inventores, agrónomos, literatos, químicos, biólogos y cantidad de profesiones no convencionales que cambiaran el curso de la humanidad.  (Por cierto: le harías un gran bien a tus hijos si les ayudas a buscar no una profesión que les “convenga” económicamente, sino que desde jóvenes apunten a los que les apasiona, sin descuidar la educación formal)

¡Déjame motivarte! EL TRABAJO NO ES UNA MALDICION ahora mismo he trabajado para ti escribiendo este blog, y te juro que lo disfrute cual Messi jugando al futbol, de hecho estaba plácidamente descansando un día de asueto, disponiéndome a hacer una siesta, cuando estas ideas empezaron a venir a mi mente y tuve que “trabajar” no porque alguien me lo pidiera, o porque tuviera necesidad sino… POR EL PLACER DE HACERLO.


emotivamente, tu coach: Juan Carlos Sasbin

ME AGREGARIAS MUCHO VALOR SI DEJAS TUS COMENTARIOS EN EL ESPACIO ABAJO, GRACIAS

 

martes, 28 de junio de 2016

LA UNIDAD HACE LA FUERZA. Islandia lo ha demostrado una vez más



Los jugadores islandeses celebran el triunfo a Austria con su afición /Thibault Camus (AP)

Uno de los argumentos por lo que en Guatemala no hemos logrado ser relevantes en deportes de equipo y particularmente en el futbol es que “somos pequeños” que “no tenemos procesos”, “que no se invierte lo suficiente” o incluso hemos dado argumentos como que nuestra alimentación y por ende nuestra constitución física no se equipara a la de los deportistas de las potencias mundiales.

Todos esos mitos el país de Islandia nos hizo el favor de botarlos. Esta nación más pequeña que Guatemala, 70 puestos más abajo en el PIB que nosotros. Con apenas 300 mil habitantes (nosotros somos 16 millones) y con menos de un siglo de historia independiente. Esta pequeña isla perdida en el océano entre Europa y el Reino Unido, le enseño al mundo que la grandeza no está en las circunstancias, sino en la mente. Y en un esfuerzo conjunto, sí, esos 300 mil se unieron a sus 11 guerreros y los prepararon para creer que es posible vencer a una súper potencia como Inglaterra; que como nunca antes se pensaba estaba lista para regresar a la grandeza que les compete por ser los creadores del futbol. Los ingleses todavía se preguntan cómo sus antiguos súbditos les arrebataron la gloria de Eurocopa de las manos. Ah “pero ellos son grandotes, canchitos y bonitos” me dirá usted, bueno ahí esta Chile que hizo lo propio con Argentina, sus ojos arrojaban fuego de la determinación que tenían por la Copa América y por segundo año consecutivo derrotaron al gigante del continente. Y ellos son morenitos, chiquitos y chinitos como la mayoría de nosotros.


es.uefa.com/uefaeuro/news/newsid=2384345.html
Si usted encuentra más argumentos para rebatir mi punto de vista lo respeto, pero déjeme decirle que yo prefiero creer en los hechos fáticos y ellos me dicen que cualquier pequeño puede llegar a ser grande si se lo propone y se une a los suyos en un esfuerzo conjunto. Espero personalmente algún día demostrárselo en carne propia y me pueda ver conferenciando junto a mi equipo de conferencistas a la par de gente como Cala, John Maxwell o Tony Robbins.

Pero no era por el deporte que quería tocar este tema, ni mucho menos por mí, lo quería abordar porque lamentablemente hoy estamos sufriendo nuevamente la desunión y desesperanza en nuestra vida nacional. Nos vuelve a pasar lo de siempre: desde nuestra conquista ¿sabe usted que Pedro de Alvarado y su puñado de hombres, no tenia chance de ganarle ni media batalla a los Mayas?, pero para conseguir sus propósitos dividió a las tribus y los hizo traicionarse unos a otros y fueron las mismas tribus chapinas que se mataron unos a otros y el emisario español solo necesito sacar el botín. Desde entonces nos “clasificaron” en Mestizos, Ladinos, Criollos e Indios y hasta hoy ONGES internacionales nos dividen en Indígenas, Garífunas, Xincas y Ladinos y nos instan a no olvidar y no perdonar. Estas diferencias impuestas (porque si nos une la tierra y la sangre, nuestras costumbres y el color de la piel no importan) nos hicieron sumamente difícil llegar a independizarnos y comenzar a ser nación. Los albores de nuestra historia fueron traspiés uno tras otro metiéndose zancada entre liberales y conservadores, unos defendiendo intereses nacionales y otros movidos por extranjeros por intereses particulares. La revolución fue inminente pero extranjeros nos convencieron que esta no servía de nada y nos aventaron a una guerra fratricida que nos congelo por más de 30 años y que todavía nos mantiene divididos ideológicamente.

La unidad nos llevo el año pasado a ponerle un hasta aquí a la clase política y demandar una nueva forma de hacer gobierno, pero la lucha anticorrupción nuevamente amenaza con levantar bandos entre guatemaltecos. No me malinterprete por favor por supuesto que estoy a favor de la lucha anticorrupción, pero es que hoy parece que mas que buscar justicia buscamos venganza y poco nos importa quien rompió los platos sino quien los paga. De la búsqueda de la verdad nos estamos yendo a la acusación mutua y a buscar muchas veces con artilugios demostrar que mi paralelo es el más malo. Cada cual nos creemos dueños de la razón y tomamos bando con quien nos da “buena espina” sin averiguar, o por lo menos escuchar diferentes puntos de vista creemos lo que nos dicen y nos volvemos intolerantes ante quien se atreve a pensar diferente a nosotros.

Piénselo ¿porqué en disciplinas individuales, si estamos logrando sobresalir?, talvez nos hace eco como decían los abuelos “no necesitamos tecomates para nadar”, “no nacimos acuachados”, “vos cuidá tu nariz y hay los demás que cuiden la suya”. ¿No será acaso que el deporte nos demuestra que no sabemos, o no queremos trabajar juntos?

Ahh si nos uniéramos como hermanos y buscáramos todos juntos nuestro destino, yo personalmente creo que seríamos una súper potencia mundial. Sino miremos hacia Japón, se colocó en ese nivel siendo mucho más pequeño que nosotros. Pero nosotros a pesar de todo lo que le he dicho somos una gran nación. ¿Será por eso que constantemente de otros países históricamente nos convencen de pelearnos? Porque saben que si nos unimos creceremos hasta convertirnos en una amenaza para su estatus quo.

El equipo de futbol de Islandia demostró como dice el slogan comercial que: “no hay que ser grande, para ser grande” bueno yo lo diría “hay que ser grande en la mente para ser grande en la realidad”. Los Islandeses nos hace un llamado a dejar de lado nuestros intereses particulares y unirnos por el bien de todos, nos recuerda la frase del productor y presentador de televisión norteamericano Hugh Downs: “En un mismo país, afirmar que mi destino no está ligado a los otros es como decir: “Solo tu lado del barco se está hundiendo”. Si Guatemala se hunde, nos hundimos todos; si nos unimos, todos llegaremos felices al puerto, es decir a nuestros sueños.

La afirmación de que “la unión hace la fuerza” no es moderna, lo dijo Jesucristo hace más de dos mil años “Una casa dividida contra sí misma no prosperará”, es casi una ley; como la gravedad, por lo tanto lo contrario también es cierto “Una casa unida consigo misma prosperará”

Soñemos en grande, unámonos en grande, trabajemos en grande y sin duda lograremos cosas grandes, Islandia nos alumbra el camino, ¿lo seguiremos?

Juan Carlos Sasbin